sábado, 28 de mayo de 2016

FOTOGRAFÍA NOCTURNA EN LA CALA DEL XARCO



Ayer, gracias a la invitación del Grup Ecologista Xoriguer y en su nombre la de mi gran amigo Toni Zaragozí hice un sencillo cursillo de iniciación a la fotografía nocturna. Primero, en la sede social del Xoriguer, tuvimos una pequeña charla introductoria en la que expuse los principios más elementales y vimos algunas fotos, incluidas las del anterior cursillo (ver).

En la charla.

Acabada la presentación, nos fuimos a la cercana Cala del Xarco, donde cenamos y comenzamos a probar lo que habíamos hablado anteriormente. Antes de que llegara la oscuridad aún pudimos disfrutar del pajarerío y vimos chotacabras, roquero solitario y muchas gaviotas en paso hacia los dormideros, haciendo formaciones en “V”. Los grillos pusieron la nota musical a la sesión, a veces formando coros y otras con intervenciones de destacados solistas.

Una picaeta antes de empezar.

Duelo en OK Xarco Corral. A pesar de los disparos, no hubo heridos.

Aquellos que no la conocían, subieron hasta el pie de la torre, hito paisajístico de referencia en toda la zona y que fue construida en el siglo XVII para defender la costa de ataques de piratas (ver).

Itzíar practicando.

Exponiendo.


Rocas en el mar.


El cielo mostraba algunas nubes pero nos dejó ver algunas estrellas y planetas. Hicimos varias pruebas y nos fuimos sorprendiendo de los resultados que íbamos sacando. El agua se convertía en humo, aparecía luz donde no había más que oscuridad, las estrellas brillaban sin que pudiéramos verlas y hasta fuimos capaces de escribir con luz, que, a fin de cuentas, es lo que significa la palabra fotografía (foto= luz, grafía=escritura).

Escribiendo con luz.

Una vez más, todos aprendimos, y yo el primero, de lo que me alegro, porque opino que el que crea que ya lo sabe todo, nunca querrá aprender más.


Muchas gracias a Toni, al Xoriguer y, sobre todo, a los participantes. Espero que, como dice Rick (Humphrey Bogart) en Casablanca, esto sea el principio de una hermosa amistad.

El grupo.




Más información sobre fotografía nocturna: aquí

martes, 10 de mayo de 2016

PETRICOR



No. No es un nuevo centro comercial. Es algo mucho más natural y desde luego muchísimo más relajante.

Recordad esos días de lluvia (ya sé que es difícil y que hace mucho que no llueve, pero haced un esfuerzo, que no tendréis agujetas) y sobre todo haced memoria de esos momentos en que se detiene el aguacero tras un largo periodo de sequía y todo el ambiente se llena de olor a tierra mojada.

Eso es el petricor.

En momentos así es cuando nos llega el petricor.

Pero no es el suelo mojado el que crea el petricor. Es el fruto de una reacción metabólica de unas actinobacterias sobre ciertos aceites emitidos por algunas plantas. Sorpresa. Unos microscópicos bichos (o casi bichos) actuando sobre moléculas de aceite vegetal, crean un aroma tan extenso y agradable que la memoria es capaz de albergarlo para siempre.

La Real Academia de la Lengua aún no ha acogido este término pero todo llegará, sobre todo después de haber admitido cosas como almóndiga, murciégalo, toballa o culamen (sí, no te rías, que es cierto y asín (también) figuran en el último diccionario) y cuando lo haga ya podremos ponerle nombre de forma oficial.

De todas formas, creo que decir “olor a tierra mojada” es más acertado. O por lo menos más emotivo.

Unas pocas gotas han caído sobre el suelo cuarteado: huele a tierra mojada.









domingo, 24 de abril de 2016

CURRUCAS MOSQUITERAS Y OTRAS AVES

Curruca mosquitera.

De nuevo volvemos al Algar para otra sesión de anillamiento que apunta su primera observación de interés con una ardilla corriendo por un cable a la salida de la autopista. 

Llegamos coincidiendo con la salida del sol y Toni ya tiene una red montada. Hoy el equipo está compuesto por él, Itziar Colodro, Marta Giménez, Juanma Ferreira y yo y la mañana se presenta con una meteorología más tranquila que en la anterior visita. De hecho, al finalizar la mañana la temperatura ya es calurosa.


Fibonacci en una flor.



Instalamos 5 redes en los lugares habituales y conseguimos un total de 23 capturas de 12 especies, lo que hace que no paremos en toda la mañana.

Revisando las redes.

Fotografiando al ave del año.

De todas las capturas, destacan las de 4 ex. de curruca mosquitera, una especie que solo se encuentra aquí durante los pasos migratorios y que hemos anillado en muy bajas cantidades, a veces solo de uno o dos ejemplares por año.

Anillando las currucas mosquiteras.

Unas fotos bien merecidas a las mosquiteras.




En el cuaderno de anillamiento anotamos estas aves:

Carricerín                       1
Carricero común            2
Curruca capirotada        1
Curruca mosquitera       4
Golondrina común         3
Gorrión común               3
Jilguero                          1
Mirlo común                   2
Mosquitero común         1
Ruiseñor bastardo         1
Verdecillo                       1
Verderón común            3

Carricerín.

Curruca mosquitera.

Otra curiosidad es el caso del mosquitero común que presenta muda en algunas plumas del píleo.

Mosquitero común con muda en el píleo.

Vuelas los picos de coral con sus típicos sonidos de trompetillas sobre el cañar, donde se esconde una garcilla cangrejera dispuesta a almorzar lo que el río le ofrezca. Las ranas, por si acaso, buscan lugares más alejados de la ardeida

Rana.

La cangrejera escondida entre la vegetación.

Las golondrinas daúricas van y vienen frenéticas cogiendo barro para sus curiosos nidos en forma de botella, a lo que se dedican también sus “primas” las golondrinas comunes. Algunas de las que capturamos de éstas últimas, llevan el pico manchado de barro y la diferente longitud de sus colas nos demuestran que tanto los machos como las hembras están enfrascados en esa tarea. El plumaje, de intenso y oscuro color azul metálico, es una delicia para nuestros ojos.

Golondrina común con el pico sucio de barro para su nido.

Plumaje de golondrina común.

En este caso, quién la tiene más larga sí importa. La cola más larga delata al macho.

También tienen el pico sucio otras aves (como el verderón común) pero estos por pegarse algún pantagruélico atracón de apetitosas semillas.


"¡No me habéis dejado limpiarme el pico para salir en la foto!"



Los insectos vuelan muy activos por el calor. Los caballitos del diablo (vemos a Calopteryx haemorrhoidalis) ejecutan sus increíbles y envidiables vuelos mientras las abejas van buscando polen y las avispas construyen sus panales que parecen ser de fino cartón a la vez que nos miran con gesto huraño y hacen amagos de abrir su alas y despegar para ejercitar con nosotros sus aguijones. Mariposas como la macaón pasean su elegancia y colorido aprovechando la primavera pero, en esta ocasión, no nos permiten fotografiarlas.

Abeja.

Avispa.

Selfie almorzando.
Para el anillamiento, la cerveza AVE BIRRA es el mejor invento :D

Identificando.




Anilla en pata de mirlo.



Con eso de las nuevas tecnologías y el buen hacer de Itzy, hemos obtenido unos vídeos del momento más emotivo del anillamiento: la suelta del ave. Podéis verlo en el siguiente enlace (como siempre, recomiendo verlo en HD y con a toda pantalla):

Si no lo ves pincha en https://youtu.be/1nK9x-YmJtg

El equipo de hoy (Juanma tuvo que irse antes).


Una excelente mañana.