sábado, 14 de febrero de 2015

ANILLANDO EN ALGAR (OTRA VEZ)

Después del “exitazo” de hace un par de semanas (ver), hoy nos hemos resarcido con la sesión de anillamiento en el río Algar. Una mañana con un tiempo espléndido (incluso calorcillo) y anotando alrededor de 25 capturas. Éstas han estado muy repartidas en no pocas especies: bisbita, ruiseñor bastardo, curruca capirotada, carbonero común, gorrión común, mirlo común (ya con placa incubatriz), lavandera cascadeña y muchos mosquiteros comunes. 

Por las fechas en que estamos hay un buen número de recapturas, pero menos de las que esperábamos.

Curruca capirotada (macho).

Curruca capirotada (hembra).

Carbonero común.

Encontramos un curioso insecto que poco después nos identifican en un foro (Fotografía de Insectos y artrópodos de España) como Coreus marginatus, también conocido con el alias de Chinche de las calabazas.

Coreus marginatus.

Vemos varias especies más por la zona como un Gavilán que se lanza en un picado a por una presa que no podemos ver, por lo que nos quedamos sin conocer el resultado del lance. Hay petirrojos entre la vegetación y un par de agachadizas en el cauce. En los cultivos canta el verderón común y el zorzal charlo.


También anda por allí el bandito de Picos de coral con sus típicos sonidos de trompetilla y sus vistosos picos. Los ánades van río abajo y río arriba buscando el mejor sitio para nidificar.

Pesando un mosqui.

Midiendo el ala.

La tradicional foto de grupo, con Bérnia a las espaldas.

Cerramos la sesión tomando una cerveza en la playa, donde nos encontramos con nuestra amiga Mercedes Alberdi, quien nos pone al corriente de sus proyectos de reintroducción de Cernícalos primillas. Mer, si lees esto, que no se nos olvide lo que hemos hablado.


¿Quién necesita ir al Caribe teniendo esto tan cerca?

Arreglando el mundo (¡ay! si nos dejaran...)


La conversación, con el murmullo de las olas de fondo, gira entre primillas, tiburones, gorriones y otros temas menos pajariles. Apuramos las bebidas en un ambiente casi tropical y nos despedimos deseando a Marta una feliz y fructífera estancia entre las aves italianas. 


Buon viaggio, Marta


sábado, 31 de enero de 2015

PÁJAROS 0, REDES -1


De todas las veces que he ido a anillar, la sesión de esta mañana ha sido la más breve y extraña de todas. Tras un primer intercambio de posibilidades de lugares y horarios y buscando el lugar y el momento en que mejor pudiéramos capear este temporal de viento que nos azota, elegimos ir el sábado por la mañana a la zona de Aigües. A las siete de la mañana la temperatura es de 20ºC (sí, como si fuera verano) debido a la ponentà que sopla. Caen pequeñas gotas que aumentan un poco a la llegada a Aigües. 
Localizamos un buen sitio y plantamos la primera red (la más larga) que presagia buenos augurios de capturas. Decidimos poner otra a unos pocos metros pero, cuando ya la tenemos desliada, el viento aumenta repentinamente de intensidad y una inesperada lluvia espesa y lateral nos azota. Boquiabiertos podemos ver cómo pasan grandes cortinas de agua de esa misma lluvia casi horizontal arrastrada por el fuerte viento. Parecía que una manguera gigantesca se había cebado con nosotros.
Ahora entiendo aquella secuencia de la película “Forrest Gumb” (ver).

Con Marta y Violeta (al pino piñonero no le hacía falta que lo sujetáramos).  :)

El huracán rompe uno de los palos de la red que teníamos ya montada y la derriba sobre un almendro. Caos. Tratamos de desengancharla con el menor daño posible pero el árbol está justo en el borde del margen del bancal y la lluvia no ayuda. Intentamos desenredarla pero no es nada fácil. Además, ya estamos completamente mojados. Aviso a Violeta para que tenga cuidado y no vaya a caerse y el que acaba en el suelo soy yo. Eso es educar con el ejemplo.
Al final hay que sacrificar la red para poderla quitar y salir en busca del refugio de los coches.
Allí dentro, entre la calefacción a tope y el termo con café con leche calentita, cruasanes y galletas, conseguimos recuperarnos.

Resucitando.

El tiempo sigue muy inestable por lo que decidimos dejar lo de anillar para otro día. Es mi sesión de anillamiento más corta y, además, con un resultado sorprendente:
Pájaros: 0, redes: -1.
Nos acercamos a dar una vuelta por la zona del Preventorio. Las construcciones cada vez están muy ruinosas y peligrosas.


Charlando.

Intentamos regresar dando una vuelta por el Embalse de Amadorio y tratar de ver algo, pero la lluvia vuelve a arreciar y los pájaros (con mucho (pero mucho) más sentido común que nosotros) han decidido ponerse a buen resguardo. 

Suspendemos también esa idea.


Nos queda aún tiempo para tomar otra bebida calentita en un bar de Aigües antes de volver. Con las cálidas tazas en las manos, coincidimos en que ha sido una mañana extraña pero en la que, a pesar de todo lo que nos ha pasado, nos hemos divertido un montón.
Hay que volver y probar otra vez.


Esperemos que los elementos entonces nos sean más benévolos.


lunes, 26 de enero de 2015

EL NOM POPULAR DELS OCELLS AL MIGJORN VALENCIÀ



Parus major es “Tot-estiu”… perquè quan canta pareix que diu “tot-estiu – tot estiu” (todo verano-todo verano).



Upupa epops, upupa o purput, canta com el seu nom científic: “upupa-upupa” "pu-pu-put".



Alcedo atthis, es diu “blauet” perquè té un plomatge d'un blau molt intens.

D'on vénen eixos noms?

Recopilar els noms populars que han rebut els ocells al País Valencià ha sigut una llarga tasca que ara es veu reflectida en un llibre que es presentarà el dimecres 28, a les 20:25 hores en l'Institut Gil Albert d'Alacant.

“Els nom popular dels ocells al migjorn valencià”, de Luis Fidel, Vicent Bataller, Josep Tormo i Carles Segura compta, a més, de les magnífiques il•lustracions de Luis Sogorb, uns quants d'ells, vells amics.




Actualització:

Presentació del llibre, ahir, al Gil-Albert: